Tipos

Wednesday, April 11th, 2012

Hubo unos días en los que sentí una cólera injustificable, rojiza como la lava, cuyo objetivo estaba sintetizando en una sola palabra: destruir. Después de esa desafortunada temporada, no he hecho más que pensar en lo absurdo que es dejarse llevar por los sentimientos. Me escindí y sostuve una animada conversación:

– ¿Crees que es fácil ejercer el autocontrol y dominar los impulsos, las ganas de reaccionar con brusquedad o violencia?

– No, definitivamente no es algo fácil… Sospecho que depende bastante del temperamento, carácter y personalidad de las personas. Imagina a alguien bastante práctico, que no anda en rodeos y se guía por los hechos. Ahora, por contraposición, piensa en aquel que siente hasta las vísceras, que encuentra difícil separar lo afectivo de lo objetivo, que se involucra y se identifica con los demás. En el primer caso, tenemos a alguien que prioriza cuestionar más el ¿qué? que el ¿por qué? de las cosas: si se cometiese un crimen, una persona así juzgaría conveniente conocer los pormenores de la situación y, conforme a ello, se formaría una opinión con respecto a lo sucedido. En el segundo caso, lo primordial sería cuestionar el ¿por qué? del hecho, las causas de su origen y las motivaciones de los involucrados. Por un lado, la consecuencia, que toma la forma de lo particular (el hecho en sí); por el otro, la causa, que se presenta como lo general, pocas veces preciso o claro.

– Al tipo consecuencia le debe resultar menos complicado reaccionar con ímpetu o fuerza, pues, a diferencia del tipo causa, no se involucraría a tal punto de experimentar los sucesos con demasiada profundidad. En primera instancia, reconoce límites y se guía por hechos. El tipo causa, por el contrario, elucubra y cuestiona, busca el ¿por qué? que subyace a los hechos (aún si se trata de algo nimio o no maquinado): sus guías son las intuiciones, percepciones y, en menor medida, sensaciones.

– Sin embargo, el tipo consecuencia no es un ser que prescinde de sus emociones, ni se separa de ellas. Me parece que, incluso, puede ser bastante sensible, pero hasta cierto punto: como se guía por los hechos, es probable que acuda a ellos en caso de que surjan dificultades…

[Continuará]

Macabra macabra la pata de cabra

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s