Traumtagebuch

Sunday, May 13th, 2012

“Tomé prestada” una agenda Cross, bien bonita, que consiguió mi tía. Aunque no me gusta el color (verde limón, verde psicosis, verdemonios), me servirá para anotar lo que sueño. Estuve leyendo un libro bastante interesante sobre Jung y su teoría de los sueños, el cual me sirvió para establecer una comparación entre ellos y algunas aproximaciones a la interpretación de los planetas en la casa XII.

Image

Considero que, durante el poco tiempo que he vivido, he aprendido bastantes cosas… y que, no obstante, me queda aún muchísimo más por delante. Algunas situaciones me han hecho sentir impotencia y desolación, han permitido que me contemple a mí misma desde una perspectiva más realista. He conocido el miedo, la vergüenza, un poco de la locura… A veces quisiera dejar todo atrás, pero cada vez que me invaden la soberbia y el desdén por lo ajeno, aparece una especie de ancla que me hace morder el polvo: es allí cuando siento en carne propia el dolor de los demás, porque paso a compartirlo. La cúspide de mi casa XII está en Capricornio, contiene a Urano-Neptuno en conjunción y a Saturno en Acuario (que, sin embargo, sigue dentro de dicha casa). A veces me siento bastante perdida, deprimida sin razón alguna, y me frustra no entender qué hay dentro de mi cabeza. Desde hace un año y unos meses atrás, me he dedicado a escarbar dentro de la memoria familiar, dentro de todo lo que el tiempo ha ido enterrando y ocultando. Me siento sacudida por una fuerza externa, indomable, que vulnera mi voluntad y la somete no sin antes hacerme sufrir, para después hacerme comprender que hay ciertos instantes en los que no queda más que dejar que todo siga su propio curso.

Hasta hace algunos años, llevaba una vida aparentemente normal. Tenía problemas en el colegio por mala conducta y cosas parecidas, pero nada de cuidado… Hasta que cumplí quince años. Lo que siguió, bueno, prefiero considerarlo como un tipo de “posesión”. Ahora, la melancolía me invade periódicamente y no encuentro paz si es que no me recluyo en mí misma. No puedo mantener un ritmo regular o cumplir con mínimas obligaciones, mi estado de ánimo es voluble. Cuando trato de luchar contra ello, termino magullada y encadenada, más impotente que nunca.

¿Qué va a ser de mí? ¿Qué lecciones tengo que aprender? La relación con mi familia va mejor, pero aún así… El estado de salud de mi madre ha mejorado y eso me alivia, pero los problemas económicos siguen agobiándonos. ¿Cómo puedo ayudar, colaborar con ellos, si es que la piedra que llevo a cuestas en mi espalda me impide andar siquiera?

Siempre sentí recelo por lo saturnino. Ahora, sin embargo, quisiera desplegar mi voluntad y comprender, sentir, percibir y saber qué es lo que quiero, y cómo he de conseguirlo.

Macabra macabra la pata de cabra

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s