Morphosis

Thursday, July 26th, 2012

Qué glorioso es estar libre, como las larvas caleidoscópicas y las extensiones cristalinas de las telarañas. Qué glorioso, por dios con minúsculas y sin intención de ofender, qué hermoso es respirar el polvo y la humedad. Qué bien se siente leer la nueva entrada de ese blog aprofético y reverenciado de estrellas, qué horrible que estén hablando de Plutón en casa X y yo esté leyéndolo todo ahora, en este mismo instante, ¡la loca soy yo! Oh vamos, no la odio: a veces la detesto y le grito, pero no sé qué quiero hacer bien porque todos insisten en decir algo y yo solo quiero que se queden con la boca cerrada y que alguien les pase un espejo para que vean las tristes siluetas que se reflejan. Es tu problema, maldito inconsciente, maldita tu pose de ente retrógrado y cada una de tus elucubraciones de monstruo sinsentido que cava en sentido contrario de la superficie. Es cosa tuya, bendito tu repentino ataque de sinceridad y más bendita aún mi decepción mueve-cabeza y silencio, qué bien suena eso. Me da pena pero yo también me doy pena, pena y no lástima, porque la vida es una ramificación absurda de hechos y lingotes de oro que te rompen el cráneo cada vez que los quieres alcanzar. Oh, quise decir tanto y terminé olvidando tan poco, lamento mucho la extrema cortesía pero ya no vale la pena aclarar lo inaclarable y desintoxicar esa patética búsqueda de afecto que se identifica bien cuando le quitas los eufemismos y las reflexiones grandilocuentes del vejete envidioso que llevas dentro.

Y tú, maldita sea la hora en que me pariste, maldita yo y mi ascendente sanguíneo. Te odio y te quiero a la vez, maldita, maldita cien y mil veces más porque ahora no sé si la loca soy yo o si tú eres la insufrible y cegatona hipócrita que le muestra los malditos hoyuelos librianos  a la multitud cuando sonríe. A veces te agradezco la vida y otras te deseo la muerte, pero ¿quién me entiende? A nadie le interesa hablar más que de sus propios problemas, seres cancerígenos que se resienten y lloran en un rincón pero que nunca nunca nunca serán capaces de morder la mano que les da latigazos y, a la vez, les pasa un puñado de comida.

Qué glorioso es escuchar “Brian Krakow” y acariciar al perro, qué genial es que todos estén dormidos y envenenados en plena madrugada. Tenía un asunto pendiente y lo resolví, qué linda es la libertad de estrangular sin ninguna clase de antipatía, qué hermosa es la condición imprevisible que nos dota de artilugios con los que nos libramos de la vida y la muerte. ¿Qué voy a hacer conmigo? No tengo dinero y necesito dinero pero me da miedo trabajar porque no puedo cumplir nada, probablemente llegaría tarde y la situación empeoraría en vez de mejorar… ¡Oh, vamos! Los paréntesis espacio-temporales involucran lecturas y películas de mala muerte, huecos rellenados con fantasías de lugares inhabitables y de seres inexistentes. Es agosto y mi tía cumple años, ¡y yo sin plata! Qué demonios, igual le voy a regalar algo, aunque últimamente anda de mal humor y me trata peor que a perro sarnoso.

Macabra macabra la pata de cabra

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s