Archive for September, 2012

KK

Thursday, September 27th, 2012

Terminé el libro. Iré a comprar la película más tarde y, de paso, conseguiré esa de Orlando Bloom que le prometí a M. Hoy vino a verme y nos la pasamos hablando del histrionismo, la psicología como juego de poder, la dependencia emocional y algunos temas similares. Me contó que había visto a Égona, Allison y Manuel apenas un par de días antes, y que la habían pasado genial (se fueron a tomar a San Marcos, al parecer). Yo le comenté que el megaterremoto que anunciaron las soviéticas resultó una farsa, ¡jamás ocurrió y perdí la apuesta que le hice a Arturo! Cuando terminamos de reírnos de mi credulidad, pasamos a..

EN ISAT ESTÁN DANDO “COOL HAND LUKE” CON PAUL NEWMAN en estos precisos instantes, 5:47 pm

Como decía, pasamos a hablar sobre las razones por las que las personas se aferran a ciertas creencias, justificaciones e incluso relaciones para no sentirse solos. Lo que me pareció confuso es que eso tan vago e impreciso que denominamos “soledad” engloba términos tales como rechazo, introspección, aburrimiento, inercia, abandono. Muchos de nosotros tendemos a asociar las manifestaciones externas de cambio con dinámicas constantes y vitales, opuestas esencialmente a la quietud o pereza inmóvil propias de la enfermedad y de la muerte. El hecho de que se nos haga necesario conocernos a través de los demás es, en primera instancia, provechoso; no obstante ¿reflejan los espejos algo más que las facciones y gestos de nuestro rostro? ¿No ocultan y simplifican -aunque a veces nos traicionen las emociones y de ello dé cuenta nuestro semblante- en general la complejidad de las motivaciones, aflicciones, deseos, vergüenzas y temores que se funden en lo más profundo de nuestro ser? El otro podrá conocerte en tanto tú se lo permitas: algunos aspectos de tu vida le parecerán perfectamente entendibles, mientras que otros le serán completamente ajenos e incomprensibles. La alternativa extrospectiva del terapeuta que señala quién cree que eres y por qué actúas de determinada manera solo tiene sentido si tú estás dispuesto a aceptar los límites y condicionamientos de un tercero que (con un poco de suerte) será capaz de visualizar la imagen general de toda esa masa pensante que eres tú, pero a quien inevitablemente se le escapan algunos inútiles y esenciales detalles. ¿Inútiles? Sí: al terapeuta poco le importará que ese episodio de DragonBall en el que asesinan a Krillin te haya resultado chocante, o que tus padres cambiaran de canal cada vez que una pareja se besaba. Esenciales también, porque uno solo recuerda lo que deja marca. Si nos remontamos a tu infancia lejana, tal vez caerías en cuenta de el hecho de que te muerdas las uñas tiene bastante que ver con las ganas que tenías de estamparle un puñetazo a ese amiguito que se llevaba tus colores durante la primaria, a quien tus padres consideraban particularmente encantador. Desmenuzar el pasado con la persistencia y pulcritud de un taxidermista no causa más que problemas, puesto que viejos resentimientos vuelven a escocer y es probable que tengamos la tentación de refugiarnos en la autocomplacencia o la culpa compartida. La introspección no sirve para encontrar chivos expiatorios en nuestra historia personal, ni tampoco para percibir en cada hecho fortuito la mano mágica del destino y la incapacidad de nuestros padres para evitar alguna catástrofe posterior.

Cuando hablamos de relaciones personales, M. utiliza dos categorías bien definidas: aquellos que pueden estar solos, en contraposición a quienes son incapaces de ello. Yo le dije que me parecía que el llamado “temor a estar solo” no era exactamente tal cosa, sino una especie de ansiedad propia de quienes necesariamente tienen que estar haciendo algo productivo. Así como algunas personas tocan madera para repeler el efecto de una maldición verbal, como aquellos que se persignan antes de un examen o incluso quienes presentan tics nerviosos, están también los que experimentan un terror inefable hacia el vacío que les produce pasar cinco minutos a solas consigo mismos. ¿Pánico-culpa de inutilidad infundido por padres que se empeñan en elevar a sus hijos al pedestal más alto de los seres humanos “profesionales”, “ejecutivos”, “exitosos”, “empresarios”, “importantes” y demás hipérboles propias del fundamentalismo de los negocios y demás prácticas impersonales? ¿Exigencias, castillos de nubes de una sociedad que esclaviza a sus vástagos y les quita el brillo de los ojos, el rubor de los ideales y la fe de un mundo mejor? Lo dudo. Todos los seres humanos viven para ver el auge y la caída de algún sueño: es el tránsito de quien planea, quien ejecuta y finalmente obtiene… o que simplemente fracasa.

Yo creo que las personas tienen temperamentos distintos. No es posible colocar a un literato en una obra de construcción y asegurar que tendrá éxito si se acostumbra, porque probablemente su misma disposición lo instó a elegir un determinado modo de vida y no otro. Asimismo, sería un sinsentido pedirle una explicación sobre la mecánica cuántica a un artista plástico, o la confección de un vestido de novia a un karateka. No obstante, sí me parece pertinente que todos y cada uno de nosotros penetremos de vez en cuando el fangoso mundo del autoconocimiento, que tantos problemas y alegrías es capaz de suscitar. A aquellos que, como mencionaba M., “no pueden estar solos”, los asocio con el movimiento libre y errático de quien busca su identidad en los demás, a quien la compañía ajena distrae del aburrimiento que produce contemplarse a sí mismo sin espejos o reflejos que exageren, trivialicen, excusen, justifiquen o amplifiquen su propia imagen. Tal vez, para ellos los demás constituyen una suerte de filtros de distintas texturas y colores en los que introducen su individualidad, esperando ansiosos a ver cómo ésta toma una forma diferente una y otra vez, que esencialmente sigue siendo la misma pero exteriormente va cambiando.

P.D: Espero llegar a tiempo al puesto de los DVD’s. Cuando vi la portada de Kevin, me acordé de Salazar (incluso se parecen). Me voy de una buena vez, sino cerrará.

The Accidents of Gesture

Monday, September 24th, 2012

 

You were wrong
you let hell invade you and you let me go
Love wants to be both gentle and cruel
You were a fool, you should have known

And would you wear berries in your hair
for this batallion of lovers?
And would you share this table
set among the stones of your brothers?

I thought I had no wish to protect you, to conquer you
But now I have turned to you
So leave death and come to me
You will see, I will leave no scar on you

For you were meant to be with me, here
For we are built, trained, conditioned to disappear
We shall stay in the shadows, in the meadows afire
as thieves for hire
And we shall remain invisible, for we travel light
For we do not rush toward the light
For we dance if we can with our eyes closed
all along the borders, all along the road

And we shall make our movements lighter
like the boys on the wire
To regain the joy and fierceness
of the essentiel man
Cool out here, beside me
cool out in the sands of Spain
cool out and wash yourself in milk again

And now you shall moan and you shall weep
and you shall loathe the other cheek
my friend, you can’t pretend to know life in every breath
to wound my pride, to envy death
you didn’t come up with this cure and rest assured
your longings never seemed pure
and each time I will come
each time I will be another
a sinner, a saint, your enemy brother
I shall make you say please
I shall have you on your knees

wir haben unsere Welt verloren
was übrig bleibt schleppen wir jetzt in Koffern
durch halb Europa
an alle Welt uns ausgeschenkt!
vom Leben unbesiegt
was uns eint ist der Verzicht!

Gorgona

Saturday, September 22nd, 2012

 

 

El sueño de la razón produce monstruos

…y lo que soñamos es parte de un todo. El sueño se presenta fragmentado, irreconocible como una unidad; los monstruos, las disociaciones, los rostros que cambian de forma y los brazos humanos que brotan de los árboles, las transformaciones progresivas y difusas, los antropoides, la continuidad de la muerte.

Si tuviera que elegirme un nombre, me llamaría Gorgona.

.

Friday, September 21st, 2012

“Si la Luna y el Sol están sinódicos, y Marte se encuentra entre el Sol y la Luna con Saturno en cuadratura, los nativos morirán oprimidos por humores malignos, o serán cautivos de la furia de la locura, o morirán de una muerte miserable en las ondas del mar…”

Better be sure you’ll be dead

Friday, September 21st, 2012

 

I got a freeway in mind, let go of my head
Walk down my line, better be sure you’ll be dead
You get up on top, these days you gotta a be a low-life drifter so
Slither up just like a snake upon a spiral staircase

Get your damn hands off of my land,
Why don’t you sock me and get off of my street
‘Cus I scared you out of your own shoes
Now I’m gonna tie’em together and hang’em on a wire
Til its junkies for hire
And I got a hunchback

Y esto es un buen apretón de manos que anuncia la distancia de quien se vuelve sobre sí mismo y se siente incapaz de darle forma o algún tipo de justificación a tantas reacciones erráticas e incomprensibles. ¿Cómo se explica la repulsión a un ser querido? Oh no, yo apreciaba más de lo que llegué a apreciar antes; no obstante, las vueltas del reloj nos transforman en monstruos que bifurcan las convergencias de antaño. Muy caro se paga el precio de la sinceridad, más aún cuando la pena de descubrir lo ajeno en lo conocido nos confina al silencio y a las evasivas. Quisiera quedarme a contemplar la muerte de la crisálida, pero mis días de metamorfosis se acortan y no me queda nada que aprender de sus partos. La incondicionalidad es la encarnación del mito del infinito, y yo ya no puedo ocultar el desprecio que siento. ¡Qué tanto hace el tiempo con nosotros, con los que sangran y lloran! Cada era engendra mártires y héroes: los primeros se niegan a vivir más allá del instante, los segundos trascienden el tiempo y viven en carne propia la amargura de caer en cuenta de que sus ideales no fueron más que polvo lanzado al aire que al asentarse pasó a convertirse en tierra

SPECERE

Thursday, September 20th, 2012

¿QUÉ DEMONIOS ME PASA?

EL UNIVERSO ES UNA ESFERA VOLUBLE Y DESCUADRADA

Image

ME ESTOY VOLVIENDO ajena a las impresiones del destino, que se me pegan como lava cristalizada

ME ESTOY

ESTOY

ME

NADA ME IMPORTA / me siento tan libre y tan vacía / desaparece el hartazgo y yo sigo siendo la criatura de Kurt Vile que trasciende y trasciende y trasciende hasta desgarrarse la piel y desaparecer / RUNNER UPS silbido y dice gone, but I got (y se repite) /

Acepto acepto y acepto
que Zorba no debería existir Y QUE NADIE EN ESTE PEDAZO DE TIERRA TIENE SANGRE GRIEGA

Fluye y desciende / Me pasé los cuatro últimos años tratando de ser buena y ahora claudico, CLAUDIO ES EL NOMBRE MÁS HERMOSO PORQUE SUENA A CÉSARES Y A INCESTO EN LA PAX ROMANA / Me desvanezco, cada día me vuelvo menos masoquista, tantas historias me están volviendo vieja / CASI SOY UN FÉNIX aunque sigo siendo una lagartija ¿o un águila, tal vez? /

Si me matara en estos instantes, moriría feliz porque no estoy sufriendo y lo único que me interesa (más que saborear la sangre ajena) ES DESENCADENAR EL PARTO EMOCIONAL EN MIS SEMEJANTES, ABRIRME UN AGUJERO DE GUSANO EN EL CRÁNEO Y TERMINAR ABSORBIDA POR SU SINGULARIDAD – pero ahora controlo el alcance de mis emociones y obvio lo indiscutible con relativa facilidad: dios (con minúsculas) quiera que me vuelva a despertar Plutón

Si el 0° de Libra este 22 de septiembre se manifiesta en su forma plutoniana más cruda, HOY ES EL CUMPLEAÑOS DE LIAM GALLAGHER (oh liamail)

Me fumé los párpados de Liam, sus ojos amaderados se retuercen en mis vértebras porque yo soy el torbellino que se estanca en su propia autodestrucción

Afinidad y carácter (I)

Thursday, September 20th, 2012
¿Cómo es que uno puede modificar sus propias consideraciones con respecto a alguien con tanta facilidad? Establecer vínculos con personas eminentemente racionales puede llegar a ser tedioso, sobre todo cuando valoran sus experiencias/emociones en términos cuantitativos y utilizan la razón para sentir, situación en la que sus emociones prácticamente pasan a convertirse en un remedo de definiciones, significados, atribuciones e imágenes intelectualizadas e infértiles. Por el contrario, las personas eminentemente pasionales dan a menudo la impresión de estar gobernadas por un hado maléfico que las arrastra hacia la imprudencia y la desmesura, en tanto responden con prontitud al llamado de sus propias emociones y se muestran incapaces de tomar en consideración la presencia (e incluso interferencia) de agentes externos. De esta forma, los problemas fundamentales que corresponden a ambas polaridades tendrían su expresión en la artificiosidad y la maquinación, en el primer caso, mientras que en el segundo estarían representadas por una sensibilidad a flor de piel que, si no se sublima, podría producir tal grado de irritación que inclinaría a la persona que la padece a centrarse exclusivamente en su propia afección.
  
Soy de aquellas que creen que pertenecer a tal o cual categoría (pues hay tantas y tan disímiles entre sí, que no valdría la pena enumerarlas) es un hecho meramente subjetivo, y que los constantes juicios de valor sobre tales aspectos no tienen razón de ser. En mi opinión, lo más prudente sería pasar a tomar por adecuado aquello que la persona o el autor X considera como bueno, e inadecuado lo que no. Como ejemplo, tomemos en consideración a la figura del héroe romántico del siglo XIX en contraposición a la del héroe contemporáneo (que vendría a ser una suerte de anti-héroe según los cánones del romanticismo);
   
En primer lugar, el héroe romántico encuentra su arquetipo en Werther, de Goethe. Autores similares (Hoffmann, Heine, Schiller) alabaron la pasión que inflamaba a sus personajes y los instaba a sacrificarse por amor a una mujer, a una causa o un ideal. Lo que me parece curioso es que dicha pasión (como la denominan los mismos autores) no es precisamente la misma que en la actualidad identificamos con lujuria o desenfreno; se trata, más que todo, de un híbrido entre las sosas galanterías del amor cortés y la tragedia extática que experimenta ya no el caballero de antaño en el campo de batalla, sino el artista o intelectual que se contempla a sí mismo a través de la soledad de la naturaleza.
  
En algunas ocasiones, mientras leía los diálogos de estos personajes, me sentía invadida por cierto escepticismo que hasta hace algunos años no había sido más que admiración y embeleso. Muy a mi pesar, empecé a desarrollar ciertas sospechas con relación a la legitimidad, el alcance y las motivaciones ocultas de sus sentimientos. Cuando le comenté mi preocupación a un amigo, éste me respondió que no tenía caso intentar ponerse en el lugar de un ser concebido dentro de una cabeza ajena. Me pareció que había algo de cierto en ello: ¿qué demonios pretendía yo al juzgar un cúmulo de palabras que recreaban el fragmento congelado de algún espacio-tiempo condenado a repetirse indefinidamente con cada leída que se le diera? Las palabras allí escritas permanecerán en el mismo lugar en el que estuvieron ayer y en el que habrán de estar mañana; soy yo, sin embargo, quien las interpretará de acuerdo a experiencias afines. El lector que se deja llevar por la historia se ve súbitamente envuelto en una travesía en la que sus propias vivencias se contrastan con las de los personajes. La ventaja de los relatos radica en que quien los lee puede seguir el desarrollo y apreciar las consecuencias de determinadas acciones y actitudes que, dependiendo del caso, permiten entrever los mecanismos que subyacen en lo profundo de la obra; así, quien se adentra en ella y la vive, aunque sea durante algunos instantes, tiene la capacidad de desprenderse de sus propias convicciones y condicionamientos.
 

Zorba

Wednesday, September 19th, 2012

Y no la quería ver (así como tampoco quería saber), pero terminé cediendo al impulso. Me gustó porque era chocante e irritante, porque a cada rato me ponía en el lugar del simpático inglés y pensaba “Si yo fuera él, lo primero que haría sería mandarle una patada al infeliz vividor que da vueltas como animalito”. Oh sí, entre griegos se entienden, pero ¿A QUÉ VIENE TANTA COMPLACENCIA? Y comentan -en off- la influencia de las dicotomías nietzschanas y dicen que Kazantzakis era también filósofo.

A mí no me cae el sileno: no puedo soportar su falta de autocrítica ni ese exuberante optimismo que deposita en la providencia. Me desagrada su pragmatismo seco, me incomoda su sexualidad descarnada, me repugna su risa tosca y el uso indiscriminado que hace de su simpatía. Puedo imaginarlo como una especie de fauno errante, incapaz de asentarse tanto espacial como metafóricamente, una criatura que se exculpa con la misma facilidad con la que se aferra a la circularidad del carpe diem. Es curioso cómo hace para dividir sus convicciones con descaro, extrayendo conclusiones impresionantes que, solo si se las contempla desde una perspectiva panorámica, se muestran regidas por su verdadera motivación: el oportunismo. Aquello que le conviene recordar (por consecuencia, de lo que puede aprender) se separa de aquello que ha interiorizado apenas como si se tratase de un par de párrafos memorizados, hecho que le permite desvincularse emocionalmente de “lo que sucedió”.

El inglés, por otra parte, vendría a representar la antítesis apolínea de Zorba. Es tímido, vive de sus ideas y reflexiones, le entrega su confianza a un Zorba que se presenta a sí mismo como hombre de mundo, es escéptico y no cae en el patetismo visceral que constituye el fuego que crepita en el alma del griego. En un inicio, se niega a acostarse con la viuda; en el momento en que abandona (por así decirlo) su pedestal, sucumbe ante las exigencias de un mundo al que es completamente ajeno. Este hecho se evidencia durante la lapidación de la mujer, en donde Basil apenas atina a mandar a llamar a Zorba y a observar a lo lejos el maltrato de aquella con quien había dormido la noche anterior.

La escena del asesinato de la mujer me resultó verdaderamente estremecedor (junto con la de la muerte de Bouboulina, de la cual no hablaré) precisamente porque Basil permaneció impotente, asombrado pero incapaz de separarse de la multitud vociferante y acudir en defensa de la viuda. Mi primera reacción fue pensar que fue una actitud cobarde, pero luego reflexioné y pensé: ¿habría el acudido al lecho de la mujer en cualquier otra ocasión? Vale recordar que se encontraba ebrio y que estaba completamente afligido, fuera de sí. El hecho de que el vino (símbolo de Baco) haya resultado una especie de detonante de las pasiones no exploradas de Basil me hizo pensar en Zorba: ¿no fue éste quien le exhortó a acudir al llamado de la mujer, tratando de convencerlo de su ausencia se interpretaría como desprecio? ¿no insistió en numerosas ocasiones, a pesar de la actitud pudorosa de Basil? El característica dominio inglés se vio dominado por la sangre griega (vale aclarar que Basil se crió en Inglaterra, pero uno de sus padres era griego) que bullía en su interior y se personificaba en Zorba.

He allí que ese “despertar” corresponde no solo a la imagen del excéntrico Zorba que vivía libre, sino también a la sangre griega que la educación británica había, aparentemente, civilizado. Dionisio y Apolo se encuentran en las experiencias y disposiciones, en los sucesos y temperamentos; así, Basil no supo cómo reaccionar ante una población indómita dispuesta a lapidar a la viuda, precisamente porque ante tamaño despliegue de pasiones volvió a aflorar su lado racional. Probablemente pensó que no podía hacer nada, que el pueblo tenía sus propias tradiciones, que había mucha gente y lo matarían a él también, etc…; el caso es que pensó y no actuó. Zorba, por otra parte, reaccionó instintivamente al ver que los lugareños se disponían a asesinar a una mujer. Muy aparte de que él estuviese al tanto de las tradiciones, costumbres e idionsicrasia propia de los griegos, en su carácter se deja entrever esa especie de consideración/condescendencia con las mujeres, a quienes considera criaturas débiles a las que es preciso proteger.

Lo que más me llamó la atención fue el mensaje que, en mi opinión, se revela entre líneas: la adecuación. Basil, como buen Apolo, no se encuentra a gusto en los bacanales de Dionisio. Puede intentar desprenderse de esa racionalidad y camuflarse entre los sátiros, pero ¿hasta qué punto? Hablar de polaridades es hablar de ángulos que es preciso trascender e integrar. De esta manera, el conflicto (el asesinato de la viuda) podría constituir la destrucción del espectro del paraíso apolíneo, incluso más que el despertar sexual. El sexo es transitorio, la muerte es infranqueable. Basil vive ambos sucesos de manera atropellada, casi sin espacio para diferenciar y reflexionar sobre dichas experiencias por separado: una vez pasado el umbral, le es imposible habitar el estado de placidez en el que antes se encontraba su conciencia.

Bah

Saturday, September 15th, 2012

Las mujeres tienen un hábito bastante peculiar, que actúa como tranquilizante ante las penas cotidianas: canciones románticas.  Suelen ser cantadas por caballeros gentiles que alaban la verdadera naturaleza de las damas, a pesar de que la mayor parte de estos artistas son homosexuales (Ricky Martin, Romeo, Tiziano Ferro, ¿David Bisbal?, Cristian Castro y un largo etcétera). Me pregunto ¿es justo que estos saqueadores de la tumba del amor cortés pululen libremente y engatusen a las mujeres con sus rimas pegajosas y ajenas? ¿Qué gracia tiene que sean hermosos y (aparentemente) viriles, que juren amor eterno y comparen los ojos de sus amadas con luceros venusinos, si a la hora de la verdad es probable que prefieran retozar con jovencitos imberbes o con viejos bigotones equipados con látigos y mordazas?

No me puedo olvidar de las tardes/noches en las que mi madre limpiaba la habitación y sintonizaba Ritmo Romántica o Carolina FM (que ya no existe, por suerte), ni tampoco de las canciones que yo me encargaba de asociar con cosas o situaciones completamente aleatorias. Por ejemplo: me encontraba leyendo un libro de mitología griega, y cuando llegué a la historia de Dafne y Apolo no pude evitar establecer una conexión poco clara con una canción de Eros Ramazzotti. El punto es que las canciones románticas producen en mí el efecto completamente opuesto al esperado: me hacen imaginar secretarias treintañeras que suspiran en secreto por sus jefes, solteronas que se visten con colores pasteles y sobreviven con  el modesto sueldo de burócrata que apenas les alcanza para comprar pastillas a sus cascarrabias madres, divorciadas que viven en edificios tugurizados y reciben una pensión miserable del ex-marido infiel mientras se preguntan ¿qué demonios le pasó a mi vida? y se convencen a sí mismas de que algún día llegará el hombre ideal, el príncipe azul que las salvará de esa subsistencia que llaman “vida” y les devolverá el brillo de una juventud perdida entre canciones y poemas de amor.

Elephant

Saturday, September 15th, 2012

http://elefantalk.blogspot.com/

Lo saqué del baúl: empolvado, pero aún funciona