KK

Thursday, September 27th, 2012

Terminé el libro. Iré a comprar la película más tarde y, de paso, conseguiré esa de Orlando Bloom que le prometí a M. Hoy vino a verme y nos la pasamos hablando del histrionismo, la psicología como juego de poder, la dependencia emocional y algunos temas similares. Me contó que había visto a Égona, Allison y Manuel apenas un par de días antes, y que la habían pasado genial (se fueron a tomar a San Marcos, al parecer). Yo le comenté que el megaterremoto que anunciaron las soviéticas resultó una farsa, ¡jamás ocurrió y perdí la apuesta que le hice a Arturo! Cuando terminamos de reírnos de mi credulidad, pasamos a..

EN ISAT ESTÁN DANDO “COOL HAND LUKE” CON PAUL NEWMAN en estos precisos instantes, 5:47 pm

Como decía, pasamos a hablar sobre las razones por las que las personas se aferran a ciertas creencias, justificaciones e incluso relaciones para no sentirse solos. Lo que me pareció confuso es que eso tan vago e impreciso que denominamos “soledad” engloba términos tales como rechazo, introspección, aburrimiento, inercia, abandono. Muchos de nosotros tendemos a asociar las manifestaciones externas de cambio con dinámicas constantes y vitales, opuestas esencialmente a la quietud o pereza inmóvil propias de la enfermedad y de la muerte. El hecho de que se nos haga necesario conocernos a través de los demás es, en primera instancia, provechoso; no obstante ¿reflejan los espejos algo más que las facciones y gestos de nuestro rostro? ¿No ocultan y simplifican -aunque a veces nos traicionen las emociones y de ello dé cuenta nuestro semblante- en general la complejidad de las motivaciones, aflicciones, deseos, vergüenzas y temores que se funden en lo más profundo de nuestro ser? El otro podrá conocerte en tanto tú se lo permitas: algunos aspectos de tu vida le parecerán perfectamente entendibles, mientras que otros le serán completamente ajenos e incomprensibles. La alternativa extrospectiva del terapeuta que señala quién cree que eres y por qué actúas de determinada manera solo tiene sentido si tú estás dispuesto a aceptar los límites y condicionamientos de un tercero que (con un poco de suerte) será capaz de visualizar la imagen general de toda esa masa pensante que eres tú, pero a quien inevitablemente se le escapan algunos inútiles y esenciales detalles. ¿Inútiles? Sí: al terapeuta poco le importará que ese episodio de DragonBall en el que asesinan a Krillin te haya resultado chocante, o que tus padres cambiaran de canal cada vez que una pareja se besaba. Esenciales también, porque uno solo recuerda lo que deja marca. Si nos remontamos a tu infancia lejana, tal vez caerías en cuenta de el hecho de que te muerdas las uñas tiene bastante que ver con las ganas que tenías de estamparle un puñetazo a ese amiguito que se llevaba tus colores durante la primaria, a quien tus padres consideraban particularmente encantador. Desmenuzar el pasado con la persistencia y pulcritud de un taxidermista no causa más que problemas, puesto que viejos resentimientos vuelven a escocer y es probable que tengamos la tentación de refugiarnos en la autocomplacencia o la culpa compartida. La introspección no sirve para encontrar chivos expiatorios en nuestra historia personal, ni tampoco para percibir en cada hecho fortuito la mano mágica del destino y la incapacidad de nuestros padres para evitar alguna catástrofe posterior.

Cuando hablamos de relaciones personales, M. utiliza dos categorías bien definidas: aquellos que pueden estar solos, en contraposición a quienes son incapaces de ello. Yo le dije que me parecía que el llamado “temor a estar solo” no era exactamente tal cosa, sino una especie de ansiedad propia de quienes necesariamente tienen que estar haciendo algo productivo. Así como algunas personas tocan madera para repeler el efecto de una maldición verbal, como aquellos que se persignan antes de un examen o incluso quienes presentan tics nerviosos, están también los que experimentan un terror inefable hacia el vacío que les produce pasar cinco minutos a solas consigo mismos. ¿Pánico-culpa de inutilidad infundido por padres que se empeñan en elevar a sus hijos al pedestal más alto de los seres humanos “profesionales”, “ejecutivos”, “exitosos”, “empresarios”, “importantes” y demás hipérboles propias del fundamentalismo de los negocios y demás prácticas impersonales? ¿Exigencias, castillos de nubes de una sociedad que esclaviza a sus vástagos y les quita el brillo de los ojos, el rubor de los ideales y la fe de un mundo mejor? Lo dudo. Todos los seres humanos viven para ver el auge y la caída de algún sueño: es el tránsito de quien planea, quien ejecuta y finalmente obtiene… o que simplemente fracasa.

Yo creo que las personas tienen temperamentos distintos. No es posible colocar a un literato en una obra de construcción y asegurar que tendrá éxito si se acostumbra, porque probablemente su misma disposición lo instó a elegir un determinado modo de vida y no otro. Asimismo, sería un sinsentido pedirle una explicación sobre la mecánica cuántica a un artista plástico, o la confección de un vestido de novia a un karateka. No obstante, sí me parece pertinente que todos y cada uno de nosotros penetremos de vez en cuando el fangoso mundo del autoconocimiento, que tantos problemas y alegrías es capaz de suscitar. A aquellos que, como mencionaba M., “no pueden estar solos”, los asocio con el movimiento libre y errático de quien busca su identidad en los demás, a quien la compañía ajena distrae del aburrimiento que produce contemplarse a sí mismo sin espejos o reflejos que exageren, trivialicen, excusen, justifiquen o amplifiquen su propia imagen. Tal vez, para ellos los demás constituyen una suerte de filtros de distintas texturas y colores en los que introducen su individualidad, esperando ansiosos a ver cómo ésta toma una forma diferente una y otra vez, que esencialmente sigue siendo la misma pero exteriormente va cambiando.

P.D: Espero llegar a tiempo al puesto de los DVD’s. Cuando vi la portada de Kevin, me acordé de Salazar (incluso se parecen). Me voy de una buena vez, sino cerrará.

Macabra macabra la pata de cabra

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s