Archive for October, 2012

BC

Sunday, October 21st, 2012

Oh, bendito demiurgo/hacedor/creador/divinidad a cargo del cosmos, ¿por qué no me otorgaste un carácter afable y equilibrado, pacífico y amable, de esos que resplandecen con la luz del sol y reflejan la gracia de una naturaleza rebosante de esperanza? ¿Por qué me diste, en cambio, la facultad de percibir (y adorar) a seres lejanos y misteriosos, portadores de una belleza lánguida que se deshace, cual ala de mariposa, ante el menor contacto de mis dedos? ¿Por qué me privas de la templanza y sabiduría que le has concedido a aquellos que esparcen bálsamos cálidos sobre las heridas de un mundo herido y desconfiado? ¿Por qué soy incapaz de sumergirme en los océanos de la pertenencia y, no obstante, disfruto arrancándome la piel apenas cicatrizada y contemplando en la sangre el rastro de mi propia humanidad?

¿Es acaso la perversión de tu idea (así la llamas) lo que extrae unas entrañas que no son mías y las reemplaza con bolsas llenas de aire y recuerdos fosilizados por el tiempo? La tensión que inflama mi carácter y lo colma de vida es también la misma que lo corroe. ¿Por qué he de conformarme con la expresión sosegada de los seres plácidos y nacarados que deambulan como luciérnagas en medio de la noche fría y tenebrosa? No hay conformismo en lo ajeno, solo frustración y envidia, envidia negra y compacta que se engulle a sí misma y se sublima mediante la resignación. Mi expresión dista de asemejarse a las palabras reconfortantes que el afligido recibe con el corazón abierto; no, a mí la cauterización se me antoja más cruenta, íntima y poderosa. ¿Será acaso que la placidez y la armonía son incompatibles con el genio destructor, indómito y avasallador de los demonios internos? Aquellos que, como yo, entrelazan el dolor con el placer y la intensidad con la legitimidad, ¿podremos algún día abandonar la caverna y aspirar a andar, libres, por los prados y riachuelos? ¿Podremos ser héroes, o estaremos siempre condenados a ser negados y ocultados?

Advertisements

1

Friday, October 19th, 2012

Esos que se la pasan pensando acerca del sentido de la vida son un puñado de idiotas perezosos y megalómanos. ¿De qué sirve comprender tener el manual de una televisión si no tienes el aparato al alcance de la mano? Toda esa porquería del propósito, la trascendencia, el “sentido” que se le adjudica a la vida humana no tiene más fundamento que el que habría ideado algún hipotético animal parlante con deseos de legitimar su dominio sobre el medio en el que habita. Nos encanta buscarle significados profundos, motivaciones secretas, enunciados cifrados, criptografías y demás patrañas a cosas (sucesos, personas, hechos) que carecen del carácter solemne que por diversos motivos (léase: intereses particulares, falta de claridad, ignorancia, incapacidad de afrontar el desconcierto de lo ordinario, la necesidad de revestir la realidad con una bruma fantástica y sublime, entre otros) distorsionamos hasta convertirlas en remedos tremebundas de sí mismas.

¿Qué importa si “existen” dios, el destino, el libre albedrío, el cielo, el infierno o los campos elíseos? ¿De qué nos sirve elucubrar sobre la supuesta viabilidad de la predestinación o la libertad humana, si en ambos casos será nuestra actitud lo que nos llevará a asumir y a actuar conforme a lo que interioricemos? Si todo está escrito y el hombre vive contorsionándose como una marioneta, ¿qué le garantiza que podrá ser consciente de ello? En caso lo fuera (o creyera serlo), ¿no sería imposible una rebelión, puesto que todo ya está determinado (incluso sus mismos forcejeos)?  Si el libre albedrío nos da la capacidad de elegir y seguir nuestras propias directrices, ¿nos garantiza que vayamos a actuar como personas libres y no como meras criaturas llevadas por corrientes siniestras e indomables? Si nos sentimos y vivimos con la clara idea de que somos, en efecto, lo que se entiende por “libres”, ¿de qué sirve preocuparse por cuestiones que no tienen pies ni cabeza?

Skeleton Key

Sunday, October 14th, 2012

 

I did a sick, sick thing to my love
My lack of loyalty, it swallowed her up
And she cooked me food
She squirmed and turned
Like a skeleton key
She left her man and attended to me

And don’t call me that
Don’t claim you love me
Cause you know that ain’t true
My dire affliction I’ll attribute to you

And you’re finally free
To twist and turn
Like a skeleton key

You’ve gotta let me know

I did a horrible thing to that girl
I bread my misery and drowned it in her
And she got me high
And I hardly noticed there were tears in her eyes

And I miss you less and less everyday
This stream of whisky’s helped to wash you away

And it’s clear to see
You’re nothing special
You’re a skeleton key

You’ve gotta let me know

Saturno en Escorpio

Saturday, October 6th, 2012

A las 20:34 GMT. Saturno entra en Escorpio hasta el 23 de Diciembre del 2014. Afectando especialmente  las personas que tengan el Sol, la Luna o el Ascendente en Capricornio o Acuario

Con Saturno en Escorpio, te resulta difícil reconocer o admitir impulsos de egoísmo, sexualidad o contracorriente de cualquier tipo. Buscas establecer y preservar tu yo a través del control de las pasiones más potentes y otras reservas de energía. Cierta rigidez y un flujo «congelado» de sentimientos pueden ser el resultado, y prevenir la experiencia de una profunda satisfacción emocional en la vida. Sientes la necesidad de defender y proteger tu estructura emocional a toda costa, lo cual puede ir en contra de tus objetivos y bloquear una relación personal e íntima con otra persona. Para superar tu naturaleza inferior, es decir los instintos animales y apegos materiales, deberías, en primer lugar, reconocer su existencia y luego intentar sublimarla por medio de la práctica del yoga y el desarrollo de una conciencia espiritual. Puedes ser muy testarudo y lanzarte ciegamente a la ruina antes de aceptar un buen consejo. No te tomas nada a la ligera, y en todo buscas un sentido y una profundidad, aunque lo haces de forma demasiado seria y egocéntrica. En vez del humor sano, prefieres la ironía y el sarcasmo, lo cual te puede hacer insoportable, incluso temible. Si eres fatalista y ya no crees en nada, lo más probable es que todavía no hayas descubierto la mina de fuerzas espirituales en tu interior. Ten cuidado de no trabajar hasta el agotamiento para lograr tus metas ambiciosas y, en el camino, arrastrar a otros exigiendo demasiado de ellos. Y procura no ceder ante la tentación de emplear medios ilegales para conseguir lo que quieres. «Pero la sangre no tiene que llegar hasta el río.» Si aprendes de tus experiencias y sacas las conclusiones correspondientes, tu vida mejorará notablemente. Por el lado positivo, sabes muy bien manejar tus recursos, tanto los tuyos como los de otras personas, y podrías ser un magnífico administrador o consejero financiero, abogado o gestor. Gracias a tu perseverancia de acero y tu gran autodisciplina, el éxito está prácticamente garantizado. Tu fuerza de voluntad te deja llegar a cualquier meta que te hayas propuesto.

Break no Bread

Thursday, October 4th, 2012

 

Was there ever such a perfect time?
I am in waste and I hang for it
Don’t let me drift from my task
I could veer and spill onto my side

This is my sickness

Sometimes I talk to my own excrement
Or size myself up in a mirror
I lie down on a surface intended for walking upon
And I gorge myself on molecules

This is my sickness

Don’t come close to me; you don’t need
To see the pieces that begrime me
In time I will transfer them onto you
But for now be patient; stay there

This is my sickness

I will line up and coat with dust
Every half-thought and every action
Until all content has been obscured
My finger died in the woods; its use went

This is my sickness

Mercurio

Wednesday, October 3rd, 2012

Hay muchas cosas que no entiendo ni comprendo, hay cientos de situaciones en las que el escepticismo me juega una mala pasada y también otras en las que temo que esa especie de credulidad me vaya volviendo ingenua e impresionable. ¿Cuál es el punto medio entre el academicismo escrupuloso, casi obtuso, y esas pequeñas verdades que sostienen aquellos que buscan vías alternativas (entre los cuales también se camuflan charlatanes y embaucadores)? Siempre cabe la posibilidad de caer en un engaño: ni el conocimiento ni la experiencia constituyen escudos impenetrables o filtros perfectos que separan lo verdadero de lo falso, lo sucedido de lo interpretado, lo real de lo ilusorio. El hecho de que pensemos en términos tan polarizados nos hace creer que existen verdades, fines, metas, el bien común, el consenso; sin embargo, las encrucijadas y crisis nos muestran que toda elección tiene una consecuencia, favorable para algunos y desfavorable para otros. ¿Cómo podemos estar seguros o no de algo, algún concepto o ideal, si nosotros mismos somos víctimas del tiempo y de sus efectos? Si bien es cierto que todo lo que soñamos (dormidos y también en el sentido de anhelar o idealizar) no puede estar fuera de la naturaleza, ¿sería posible que confundiéramos las visiones fragmentadas de la naturaleza, que el sueño nos empuja a unir y entrelazar tal como si se tratase de una sola entidad?