Automático

Thursday, December 20th, 2012

El hedor que puebla las amígdalas descalcificadas. Se desdoblan las formas y el orden: el corazón palpita a la vista del sol, los ojos no ven más que la oscuridad de su interior, la sangre corre ingrávida en forma de serpientes luminosas. Los cuerpos son idénticos, la individualidad se repliega en una masa amorfa e inaccesible. La visión de los reptiles y el óxido, el ambiente salino, la viscosidad del avasallador perfume de la inconsciencia expuesta y desgarrada.

Me conmueve hasta las lágrimas, florecen las sensaciones más humanas e inciertas. Por primera vez en mi vida  hago preguntas y no espero respuestas. A veces me pregunto si así se siente la muerte.

Desearía haberme comido sus entrañas.

Macabra macabra la pata de cabra

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s