Novilunio

Monday, December 24th, 2012

Imagen1

Me mareo, me escindo. Puedo estar débil, pero no lo soy. La habitación es un remolino sin cúpulas ni movimientos, una prolongación innecesaria de imágenes sucesivas.

Me visita en sueños, y estos son siempre vagos e intangibles. Trastorna la monotonía y la vuelve nebulosa e idílica, cubre el sinsentido con su manto crepuscular y me insta a contemplar una belleza absoluta que solo es posible en un estado ajeno a realidad. No cuestiono ni sospecho, no esquivo ni desconfío: me dejo llevar. No puedo percibir nada más que su sombra y el volumen de sus rizos castaños, enredados, salvajes como solo pueden llegar a ser los mares que le cubren la piel. Despierta, me son indiferentes; dormida, me resultan irresistibles. Caen como cascadas asimétricas y marchitas de flores anaranjadas a la luz del sol, desvían la atención del rostro cadavérico e inexpresivo. Debe ser un hermoso cadáver, el más corrupto y atemporal vestigio de la muerte, su más amado vástago.

Esos ojos son las almenas del infierno. Soy mi reverso antagónico.

Macabra macabra la pata de cabra

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s