Otoño

Friday, April 19th, 2013

Estoy desesperado porque no sé qué me angustia y, sin embargo, siento la imperiosa necesidad de hacer algo al respecto. ¿Nunca has experimentado la tiranía de los paréntesis de tiempo, esas acumulaciones de rutinas y contactos inútiles, azarosos, prescindibles? La aceptación pasiva (y pacífica) de un devenir sin riesgos ni contratiempos se va deformando hasta convertirse en un “mi tranquilidad no tiene precio”, con sus respectivas maniobras evasivas y de riesgo calculado. 

– me dijo mi alter ego travesti asesino, Jervacho. Lo mandé lejos porque mi cabeza se encontraba momentáneamente anclada en las aguas subterráneas y tibias de Anrailandia. Aún puedo escuchar los ecos de Bricks and mortar, y ¡qué miserable me siento cuando alguna voz por allí dice I hope life is good for you! En estos precisos instantes suena Somnium Obmutum y no puedo evitar pensar que este es un otoño eterno, el preámbulo de una muerte silenciosa. Cuando se me hace imposible tolerar algo que me resulta doloroso e incomprensible, simplemente lo aniquilo. Me resulta más sencillo, pulcro e impersonal… y mis pensamientos giran al compás del órgano tétrico que acompaña a los guturales de la canción. Las cuerdas de la guitarra hablan de melancolía y colores cálidos y sin embargo marchitos, un tipo de belleza difícilmente avasalladora pero sí conmovedora. Tal como Anraí, me susurra en silencio.

Macabra macabra la pata de cabra

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s