Archive for May, 2013

Dib

Wednesday, May 29th, 2013

 Es muy genial.

Resiliencia

Sunday, May 26th, 2013

Y no sé qué sentir, porque siento con las vísceras y reemplazo los hoyos idealizados con estatuas amorfas que van cambiando de rostro. No sé qué me pasa, pero lo repudio en silencio; no sé qué me aflige, pero lo interiorizo y me repliego en miles de fragmentos.

Puedo interpretar el silencio que se distribuye en percusiones monocordes. Puedo escindirme, ser una y mil a la vez. Puedo quedar fascinada y asqueada a la vez. Puedo intuir el desenlace de los ramilletes de recuerdos que aparecen en los momentos menos esperados. Soy capaz de entregarme sin reservas a la contemplación silenciosa de criaturas repugnantes, pero no me pidan que exteriorice mi propia debilidad.

No sé qué me pasa, ni puedo intentar explicarlo. Pienso en niebla, cauterización y ruptura de límites. No hay nada más hermoso que amar por dos segundos aquello a lo que se destruye después.

Mal

Thursday, May 16th, 2013

He tenido una de las peores semanas de mi vida.

No estoy exagerando (bueno, no demasiado). Aún me siento mal y sin fuerzas, un poco débil incluso. He estado en constantes idas y vueltas al hospital (no se animan a hospitalizarme porque los valores del hemograma se encuentran dentro de lo normal). Para colmo, no sé qué tantas complicaciones con el ascensor hay (se ha malogrado y la sala de operaciones queda en el 5to piso, por lo que se han suspendido las intervenciones quirúrgicas), aparte de los mismos rollos burocráticos de siempre… La cosa es que no me pueden operar. Mi familia ha decidido ver en qué otros lugares brindan el mismo servicio, porque ya no aguanto.

Para una persona que, como yo, ha gozado de buena salud durante la mayor parte de su vida (sin contar las pequeñas complicaciones que surgen de vez en cuando, y alguna que otra cosa un poco más seria), es terrible caer en cuenta de que hay ciertos momentos en que la voluntad y las energías simplemente no bastan para contrarrestar ciertas enfermedades o dolencias. Me he sentido impotente, desesperada, frustrada, como pocas veces antes. Mi ánimo empezó a tornarse más fregado de lo normal, para después alcanzar un pico de irritabilidad desmesurado y terminar al ras del suelo. Llegó un momento en el que solo tenía ganas de llorar y pedirle a alguien que hiciera magia o cualquier cosa para aliviarme el dolor.

Me han hincado por todos lados, tanto para ponerme inyecciones como para colocarme suero y/o sacarme sangre. En la muñeca izquierda tengo un moretón bien feo, lo mismo que en el brazo derecho.

Los peores momentos fueron los previos al examen parcial de matemáticas. Había estudiado a conciencia, y en la víspera me vino un cólico terrible, de esos que son tan agudos y persistentes que te quitan la calma y hacen que anheles dormir eternamente, no existir o algo parecido. Estaba estresada y encima adolorida. Al final no pude más, en la mañana volví a emergencias y salí a eso de las 2:40 pm. Rezagué, y todavía seguía con dolor. Verdaderamente odié al mundo.

Reporte

Wednesday, May 1st, 2013

Éter va a tener crías, y mi mamá quiere ponerles nombres tipo “Chumbeque” (yo contribuí con uno: “Chabacano”). La próxima semana tengo parciales y estoy un poco preocupada porque el fin de semana pasado me la pasé lavando ropa y no estudié mucho. Batí mi propio récord de buscaminas: 127 segundos en nivel experto. Estoy un poco fastidiada con cierta persona y creo que se debe más a mi familia que a mí misma (a estas alturas, tratar de evitar otra ruptura es un sinsentido). Estos días he tenido muchas pesadillas, entre las cuales se incluye un terremoto. Lo único que aplaca mi malhumor es escuchar música. Ya me friega andar viendo a Anraí cada dos por tres. Debo comprar algo a mi mamá y a mi tía por lo del Día del a Madre. Ando en Plutón, necesito volver a pisar tierra.

Impresiones de Anraí a través del espacio-tiempo 3

Wednesday, May 1st, 2013
No hay nada malo en estrechar una mano cadavérica, fría y carente de vida. A mi parecer es antiestético, pero no cae en la burda caracterización de una belleza mortuoria que bifurca la relatividad de un par de ideales viejos, gastados y estériles. No tendría ningún problema si se tirara del noveno piso, del quincuagésimo, si se mutilara una oreja y jugara a ser Van Gogh, si le colgara una uva plateada de la otra oreja, si sus ojos fueran verdes, azules, morados, negros o rojos; no habría ningún problema con cualquier inmundicia que hiciera. El problema está cuando atenta directamente contra su belleza y consume no sólo su raciocinio sino también su indiferencia en el mundanal vacío de la realidad.
Es factible, nadie lo niega: una mera cuestión de apreciación personal. Está en silencio. Se va descomponiendo. Retrata lo grotesco, no hay nada más satisfactorio que reír sobre el cadáver de lo inconcluso. No tiene brillo en los ojos, se está autoflagelando y ya no hay reflejos dorados que se eleven al cielo.
Reír en vez de gritar es efectivo: transforma la atmósfera de ensueño en una cámara húmeda y negra. Nada es absoluto, nada va a permanecer invicto ni derrotado por siempre. Mañana se alzarán los dioses y rogarán para ser animales. Mientras tanto, puedes seguir en el camino de la autofagia, de los delirios humeantes cual calderos medievales. Si la vida vale la libertad, matémonos todos.
*Escrito en diciembre del 2009, en plena metamorfosis anraiesca