Mal

Thursday, May 16th, 2013

He tenido una de las peores semanas de mi vida.

No estoy exagerando (bueno, no demasiado). Aún me siento mal y sin fuerzas, un poco débil incluso. He estado en constantes idas y vueltas al hospital (no se animan a hospitalizarme porque los valores del hemograma se encuentran dentro de lo normal). Para colmo, no sé qué tantas complicaciones con el ascensor hay (se ha malogrado y la sala de operaciones queda en el 5to piso, por lo que se han suspendido las intervenciones quirúrgicas), aparte de los mismos rollos burocráticos de siempre… La cosa es que no me pueden operar. Mi familia ha decidido ver en qué otros lugares brindan el mismo servicio, porque ya no aguanto.

Para una persona que, como yo, ha gozado de buena salud durante la mayor parte de su vida (sin contar las pequeñas complicaciones que surgen de vez en cuando, y alguna que otra cosa un poco más seria), es terrible caer en cuenta de que hay ciertos momentos en que la voluntad y las energías simplemente no bastan para contrarrestar ciertas enfermedades o dolencias. Me he sentido impotente, desesperada, frustrada, como pocas veces antes. Mi ánimo empezó a tornarse más fregado de lo normal, para después alcanzar un pico de irritabilidad desmesurado y terminar al ras del suelo. Llegó un momento en el que solo tenía ganas de llorar y pedirle a alguien que hiciera magia o cualquier cosa para aliviarme el dolor.

Me han hincado por todos lados, tanto para ponerme inyecciones como para colocarme suero y/o sacarme sangre. En la muñeca izquierda tengo un moretón bien feo, lo mismo que en el brazo derecho.

Los peores momentos fueron los previos al examen parcial de matemáticas. Había estudiado a conciencia, y en la víspera me vino un cólico terrible, de esos que son tan agudos y persistentes que te quitan la calma y hacen que anheles dormir eternamente, no existir o algo parecido. Estaba estresada y encima adolorida. Al final no pude más, en la mañana volví a emergencias y salí a eso de las 2:40 pm. Rezagué, y todavía seguía con dolor. Verdaderamente odié al mundo.

Macabra macabra la pata de cabra

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s