Archive for April, 2014

Fragmentos de una carta de Alban a Teobaldo

Monday, April 21st, 2014

»Ottmar es uno de estos hombres que, sin carecer de juicio y de razón, y hasta dotado de una viveza entusiasta, abraza con facilidad todo lo que se le presenta de nuevo en el dominio de la ciencia; pero a eso se limitan sus pretensiones, y únicamente adquiere un conocimiento superficial de las cosas, satisfecho de su fuerza interior. Son hombres dotados de inteligencia pero que no profundizan.

»Como ya te he dicho, Ottmar me es muy adicto, y yo, viendo en él al corifeo de una clase de jóvenes sumamente numerosa, sobre todo hoy día, me complazco en divertirme a su costa. Entra en mi habitación con la misma veneración que si fuese el santuario secreto e inaccesible del templo de Sais, y, como es un discípulo dócil y sumiso, he creído conveniente confiarle algunos juguetes inocentes, que él muestra triunfante a los otros chicos, presumiendo de los favores del maestro. Cuando hube cedido a sus ruegos, acompañándole a las posesiones de su padre, vi en el barón a un hombre caprichoso, acompañado de un viejo pintor humorista y excéntrico, que algunas veces hacía de bufón moralizador y sentimental.

»No recuerdo lo que te dije antes acerca de la impresión que me produjo María, pero en este momento conozco que me sería difícil definirte lo que siento, de tal modo que puedas comprenderme bien… En realidad, ya me conoces y sabes que mis ideas y acciones tienen una tendencia espiritual, que siempre ha sido incomprensible para el vulgo […] Únicamente el descubrimiento instantáneo de una secreta relación espiritual entre mí y María fue lo que me penetró de una sensación verdaderamente extraordinaria. Al mayor placer se junta el irritante aguijón de una rabia secreta nacida de la resistencia que encuentro en María… una fuerza extraña y enemiga retenía su espíritu cautivo y contrariaba mi influencia. Con toda la fuerza de concentración de mi espíritu logré conocer a mi enemigo y entonces me dediqué en una lucha obstinada a reunir en mí, como en un brillante espejo, todos los rayos que brotaban del alma de María.

»El viejo pintor me observaba más que los demás, y parecía adivinar el efecto producido en mí por la joven. Quizá fueron mis miradas las que me traicionaron, pues el cuerpo manda sobre el espíritu de tal modo que el menor de sus movimientos, oscilando entre sus nervios, obra hacia el exterior y modifica las facciones del rostro, al menos la mirada de nuestros ojos. Me divirtió mucho que considerase la cosa de un modo tan trivial; hablaba siempre en mi presencia del conde Hipólito, el prometido de María, y desplegaba delante de mí el variado programa de todas sus virtudes, todo lo cual me incitaba a risa, en mi interior, al ver los afectos dignos de compasión que los hombres abrazan con una pasión tan tonta y pueril; al mismo tiempo me regocijaba conocer esas uniones tan profundas que produce la Naturaleza y poseer poder tan grande para vivificarlas y fecundarlas… Absorber el espíritu de María en mí mismo, toda su existencia, asimilar todo su ser en el mío, de modo que el rompimiento de este íntimo enlace debiese causar su propia aniquilación, tal era la idea de que procurándome una felicidad suprema, al mismo tiempo satisfacía los deseos de la Naturaleza.

[…] Desde entonces, a pesar de que, como bien sabes, me volví a alejar de las posesiones del barón, permanezco espiritualmente junto a María, y en cuanto a los medios de que me sirvo para acercarme a ella materialmente en secreto, a fin de obrar más eficazmente sobre su voluntad, prefiero no decírtelos, pues son detalles que te parecerían mezquinos, no obstante servir para alcanzar el objetivo propuesto.

»Muy pronto, María cayó en un estado fantástico que Ottmar debió considerar naturalmente como una enfermedad nerviosa, y, así como yo lo había previsto, volví a la casa en calidad de médico.

»María reconoció en mí al mismo que frecuentemente se le había aparecido en sueños, como su soberano en todo el brillo del poder, y lo que hasta entonces había presentido oscuramente, lo vio con los ojos del espíritu con toda claridad. Sólo necesité mi mirada y mi firme voluntad para ponerla en el estado de sonambulismo, que no era otra cosa que sacarla de sí misma y transportar su vida a la esfera superior del dueño. Mi espíritu la acogió y le imprimió el movimiento necesario para huir de la prisión material que la retenía cautiva. Sólo en esta absoluta dependencia de mí pudo María continuar viviendo y permanecer feliz y tranquila… La imagen de Hipólito ya no existe para ella, sino en débiles perfiles, que pronto se desvanecerán ellos mismos como el humo.

»El barón y el viejo pintor me miran con miradas de enemistad, pero es formidable la fuerza de que me ha dotado la Naturaleza. Un extraño sentimiento les obliga a reconocerme como maestro, aun odiándome. Ya sabes de qué rara manera conquisté el tesoro de los conocimientos secretos. Jamás has querido leer este libro, y sin embargo habrías quedado sorprendido de ver en él aclaradas, mucho mejor que en cualquier tratado de física, las raras propiedades de algunas fuerzas de la Naturaleza, y los magníficos resultados de su empleo. Yo no desdeño preparar con cuidado ciertas cosas que podrían llamarse engaño, para que el vulgo se admire y se asuste de lo que mira, con razón, como sobrenatural, ya que el conocimiento de las verdaderas causas destruye solamente la sorpresa mas no el fenómeno…

E.T.A Hoffmann, “El Magnetizador” (Fragmento)

Marte

Sunday, April 20th, 2014

6/11/1991 a las 11:31 am: el luminar a tomar en cuenta debe ser el Sol (nacimiento matutino)

¿Ángulo?: Sí, casa X
¿Maléfico conjunto a un luminar?: Sí, Marte conjunto al Sol y a la Luna (ambos luminares)
¿Punto medio entre dos luminares?: Sí. Sol 14°45, Marte 14°17, Luna 16°23 (escorpio)
¿Algún benéfico que comparta la configuración?: Sextil separativo del Sol con Júpiter. Semicuadratura aplicativa (aspecto exótico) entre el Sol y Venus
¿Gobernantes de los luminares localizados en lugares controlados o pertenecientes por maléficos?: Sí, pero Marte es dispositor y está domiciliado

¿Luminar en conjunción/cuadratura/oposición partil a maléfico no dignificado?: No. Conjunción (del Sol) aplicativa con Marte (domicilio escorpio), cuadratura separativa con Saturno (domicilio acuario)
¿Luminares cadentes?: No. Angulares

DETERMINAR HYLEG:

El Método  de Ptolomeo 

Los lugares de Hyleg son los primeros (5 grados sobre y 25 debajo del Ascendente) casas 11,  10, 9 y 7. 

1)      Busque cualquier luminar que esté en un lugar del Hyleg. Sol (escorpio) a 5° bajo el MC

2)      Si el Punto 1 falta, entonces calcule los Almuten de la posición de los Grados del  sol, la Luna, el Ascendente, la Parte de Fortuna y la Conjunción antes del nacimiento. Este  planeta debe tener honores para cualquier dignidad, en por lo menos tres de los anteriores  lugares zodiacales. Este planeta es entonces el Hyleg.

Encontrando el Alcocoden.-El Alcocoden es el planeta que forma un aspecto Ptolemaico al Hyleg y tiene la más grande dignidad en el lugar del Hyleg. Así uno busca a los planetas que están formando  los aspectos al Hyleg. Si más de un planeta aspecta al Hyleg y tiene  dignidad allí,  entonces es el planeta que tiene más puntos […] El planeta que  forma el aspecto con el orbe más pequeño se selecciona.

Planeta que aspecta al Hyleg (Sol) y tiene dignidad allí: Marte (escorpio)

Habiendo determinado el Alcocoden, el astrólogo puede medir ahora la longitud de la vida.  A cada Planeta se le asignan un determinado número de años […] (Menores, Medios y Mayores). La asignación del número de años al Alcoccoden están determinados por su condición. Los aspectos reciben, agregan o substraen años dependiendo de los aspectos que hacen los planetas.

Marte. Por posición: ANGULAR, DOMICILIADO = 66 años

 

Los aspectos al Alcoccoden.- Si los benéficos hacen aspectos de conjunción, trígono o sextil al Alcoccoden, estos planetas agregan años a la vida, normalmente años Menores del planeta que hace el aspecto y meses en términos del número de los aspectos benéficos con Años medios, sin embargo, aspecto de los maléficos al  Alcocoden por una conjunción, cuadratura u oposición, entonces ellos toman los años de la vida  en sus años Menores y los meses en sus años Medios. Sin embargo, si ellos están en  una condición zodiacal pobre, entonces usted agrega el número de años para los años Menores y  sólo días, en lugar de meses, para los años Medio o si están en condición muy mala sólo el número de meses durante los años Menores y si también retrograda entonces usted agrega semanas no meses.

Aspectos a Marte (sin contar transaturninos):
CONJUNCIÓN SEPARATIVA SOL: -19 años – 69,5 meses
CONJUNCIÓN APLICATIVA LUNA: +25 meses (la posición de la luna, en escorpio, es pésima)
SEXTIL SEPARATIVO JÚPITER: +19 meses (posición de júpiter, en virgo, es mala)

66 años – (19- 5,7 años) + 2,08 + 1,58
66 – 13,3 + 3,66 = 56,36 años
Si calculé bien, me moriré a esa edad.

Ahora, veamos los tránsitos calculados para enero del 2048 (la fecha ideal sería abril, pero hay un margen de error).

horror

Saturno en tránsito por casa 12 (regente de casa XII) conjunto a Urano natal (regente del ascendente), y forma un trígono con Urano en tránsito (el mismo que hace conjunción a júpiter) en la casa 8. Asimismo, Neptuno en tránsito (Tauro) habría ido formando una oposición a mi stellium en escorpio.. reforzado por el tránsito de júpiter.

Bueno, espero que los cálculos sean correctos.

CRÉDITOS:
La información en cursiva la tomé de la página web Astrochart. Recomiendo leerla, en caso se desee hacer cálculos similares.. Y bueno, dejo este modelo en excel con la justificación respectiva de las dignidades planetarias:

Iovis

Thursday, April 17th, 2014

No me quiero terminar el paquete

Siento que si abandono su habitación, nunca podré recobrarla. Quiero esperar a que me consuma la ansiedad, a que los dolores de cabeza me terminen de apuntalar el cráneo y el cuello se me quiebre con el mismo sonido que producen las hojas rotas. No quiero regresar. Quiero aspirar el humo cálido, esconder mi cabeza entre almohadas ajenas, reírme como desquiciada, oír cuerdas vibrantes a media tarde y murmurar incoherencias sobre párpados violetas ajenos. Hay cuatro paredes que no me pertenecen ya, pero mi sombra se sigue aferrando a un espacio-tiempo determinado por el olor a alcohol y el sabor amargo de las píldoras sustraídas a escondidas.

No me permito salir de allí. Me atrinchero en lo indeterminado, no me defino porque (me) es imposible significar algo. Entrecierro los ojos, escindo-inhalo-destrozo los malestares y los transformo en sucedáneos, caracterizaciones y evocaciones sin alma. Todo esto es mío.

Exhalo. El placer de la omnisciencia es una traición esférica. No tengo adónde ir, pero siempre hay estados precisos para perderme. Nunca persevero, no lucho por cosas que no dependen de mí.. Y ahora, que es demasiado tarde, ¿de qué sirve lamentar los daños? Ella no va a volver, él no quiso verme. Los extraño y los detesto, a ambos, pero ya no queda más que hacer.

No puedo dormir, pero el olor de las hojas quemadas me reconforta. Mi cuello se va quebrando, mis tacto se siente frío e impersonal y la gravidez de mi cabello no me pertenece ya.

Coral caves

Tuesday, April 15th, 2014

 


And I set down onto love 

When you tell me that he stayed out, all along
You tell me that he stayed out, all along

Everyone’s around, you stayed in tonight 
It was right on time 
He was just an old friend 
I wasn’t around, you stayed in tonight 
It was just right time 
He was just an old friend 

And I set down onto love 
When you tell me that he stayed out, all along
You tell me that he stayed out, all along

 

Natura morte

Tuesday, April 8th, 2014

Un buen día, te despiertas y te das cuenta de que está haciendo frío. Lo sientes.
Minutos después, te pones a pensar y se te aflojan las córneas. No puedes controlarlo.
Horas más tarde, sientes. Sientes, sientes, sientes, sientes y sientes. Te sientes miserable, triste, ansioso, ¡pero sientes! Estás tan fascinando por ese torrente de emociones aparentemente olvidadas, que llegas a creer no haber sentido nada durante siglos. La situación es extrañamente familiar, pero nueva y abrumadora a la vez: es como tener otros ojos, otra piel, otras entrañas, todas dueñas de sus propios recuerdos.

Es como romper el contacto con los espejos y desdoblarse, mirarse a uno mismo a través de una presencia externa pero no ajena.  El hielo se quiebra: el caudal de las emociones sube a la superficie, inunda y descongela los restos de escarcha que aún persisten en su ensimismamiento. No hay nada que preservar: la naturaleza posee su propio ritmo, desconoce sus motivaciones y enloquece a quien las pretende develar.

Una suerte de desesperación (la plena conciencia de las pérdidas) se manifiesta en forma de pesar y melancolía. No obstante, su contacto es cálido: ¡de ella emana vida!

Nunca, al experimentar tanta tristeza, me había percatado de la plenitud que implica el mero hecho de sentir.